Internacional

El Gobierno de Cuba autoriza las primeras 32 empresas privadas

Medio siglo después de la nacionalización de todos los negocios particulares por Fidel Castro, la micro, pequeña y mediana empresa privada (mipyme) vuelve a operar en Cuba, una reforma estructural largamente esperada y que podría cambiar radicalmente las reglas del juego de la economía centralizada en la isla, según los expertos.

El miércoles, solo diez días después de la entrada en vigor de la ley y de la presentación de las primeras solicitudes, el Gobierno aprobó las primeras 35 mipymes, 32 de ellas privadas y tres estatales, la mayoría enfocadas en la producción de alimentos (13), la manufactura (6), actividades de reciclaje, de carácter tecnológico y proyectos de desarrollo local.

Las nuevas empresas privadas podrán tener hasta 100 trabajadores, han de constituirse como sociedades de responsabilidad limitada (SRL) y tendrán derecho a acceder a créditos y fuentes de financiamiento, pero sus actividades de importación y exportación deberán hacerlas por intermediación de una empresa estatal. La ley también impone límites a las actividades profesionales.

Los contadores, abogados, arquitectos e ingenieros, entre otros, no pueden asociarse y constituir empresas para brindar sus servicios, algo muy criticado por los economistas.