Merida

Guardanimales una vida profesando amor a los residentes de los zoológicos

Mérida, Yucatán- Pasión, gusto por los animales y vocación de servicio son las principales cualidades de quienes a diario dedican su vida al cuidado de los huéspedes de los zoológicos de Mérida, pues su jornada inicia con la salida del sol y, muchas veces, no termina con la llegada de la noche, ya que las emergencias pueden presentarse en cualquier momento.

Los guardanimales son los veterinarios, biólogos y entrenadores del Parque Bicentenario “Animaya”, quienes dedican su vida a los animales. Por este motivo, y en conmemoración del Día del Cuidador del Zoológico que se celebra mañana 4 de octubre, el Ayuntamiento de Mérida hace un reconocimiento al personal cuya dedicación está enfocada al bienestar animal.

Claudia Ham Vega, coordinadora del área técnica y educativa de “Animaya”, señaló que el zoológico exige trabajo en conjunto, empezando con los guardanimales, que son el primer y último contacto con los animales, hasta los biólogos, veterinarios y entrenadores.

Gaspar Cetina Sánchez, guardanimal desde hace 11 años en Animaya, comentó que llegó a ese trabajo gracias a una oportunidad, pero que a pesar a lo riesgoso del trabajo decidió aceptarlo.

“Sé que mi trabajo es peligroso porque estoy al cuidado de animales letales como serpientes y felinos, pero al mismo tiempo es gratificante porque aprendes a respetarlos y a conocerlos, lo que muchas veces nos permite salvarles la vida; ya que al notar algún cambio en su conducta o en su alimentación, pedimos inmediatamente a los veterinarios que los chequen”, expresó.

Agregó que su trabajo es muy importante y no se limita a la limpieza de las áreas de los animales, a alimentarlos y a ayudar a los veterinarios con el manejo de los mismos, pues también aprenden técnicas de acondicionamiento operante con refuerzo positivo, lo que permite atender medicamente al animal sin tener que sedarlo.

Jesús Moreno Canché, guardanimal desde hace 7 años, dijo que el destino lo llevó a trabajar en esa área del zoológico, lugar donde inició como jardinero.

“Pero yo me veía trabajando con animales y cuando pude hacerlo fue algo increíble. Se necesita mucho gusto y respeto por ellos, sobre todo para prevenir accidentes”, abundó.

Contrario a lo que pueda creerse, el arduo esfuerzo que requiere este trabajo no es lo más difícil para los entrevistados, quienes coincidieron en que la parte más dura de su labor es ver morir a alguno de los animales, sobre todo si desde pequeños los han cuidado.

La bióloga Claudia Ham Vega destacó que para ella lo más triste es ver cómo llegan las crías de tráfico de animales, como por ejemplo primates, quienes son separadas con violencia.

“Llegan con tanto miedo y confusión en sus caritas, que me parte el corazón”, dijo.

Al respecto, Shantal Carrillo May, encargada de animales rescatados y neonatos del Hospital Veterinario de Animaya, señaló que se requiere de mucho amor por ellos para sacarlos adelante, pues la gran mayoría, especialmente los que son rescatados, llegan siendo bebés, por lo que hay que alimentarlos cada tres horas, cambiarles el pañal, bañarlos y darles su medicamento.

“Es como tener un hijo. Exige mucha dedicación y mucha pasión, así que no cualquiera puede dedicarse a esto”, manifestó la veterinaria que inició en el zoológico como servicio social.

Finalmente, Fernando Victoria Arceo, coordinador del Parque Zoológico Bicentenario “Animaya”, comentó que para todo el equipo que trabaja día con día con más de 400 animales, es muy satisfactorio verlos crecer, reproducirse, rehabilitarse, pero sobre todo conocer especies nuevas y seguir aprendiendo de ellos, porque así la atención que les brinden será mucho mejor.