Internacional

Denuncian 200 muertes evitables de bebés en Reino Unido

Investigadores revelaron fallas en el área de maternidad de una cadena de hospitales.

Un estudio sobre una cadena de hospitales británica reveló el miércoles que las fallas persistentes en el área de maternidad contribuyeron a la muerte evitable de más de 200 bebés a lo largo de dos décadas.

El estudio comenzó en 2018 después que dos familias que perdieron a sus bebés en la maternidad del hospital Shrewsbury and Telford NHS Trust en el oeste de Inglaterra iniciaron una campaña para que se investigara.

La partera retirada Donna Ockenden dirigió una investigación de casi mil 600 incidentes entre 2000 y 2019 que incluyeron casos de nacimientos de niños muertos, muertes neonatales, muertes maternas y complicaciones graves en madres y neonatos.

La investigación halló 131 nacimientos de niños muertos, 70 muertes neonatales y nueve muertes maternales que se hubieran podido evitar con mejores cuidados.

Ockenden dijo que la dirección del hospital “no investigó, no aprendió y no mejoró”.

“Esto provocó tragedias e incidentes que trastornaron la vida de tantas de nuestras familias”, acotó.

El secretario de Salud, Sajid Javid, dijo que el informe de Ockenden revela un “panorama trágico y sobrecogedor de fallas reiteradas en la atención”. En un caso, dijo, “información clínica importante fue anotada en notas Post-it” que el personal de limpieza desechó como basura, “con consecuencias trágicas para una beba recién nacida y su familia”.

“A todas las familias que han sufrido tanto, lo lamento”, dijo Javid.

El funcionario dijo a las familias que han perdido a seres queridos que habría rendición de cuentas, que a parte del personal se lo había despedido con prohibición de seguir ejerciendo y que la policía investigaba 600 incidentes.

Según el informe inicial de Ockenden en 2020, un patrón de fallas y cuidados maternales deficientes redundó en muertes evitables y en males a madres y bebés. Dijo que muchas muertes no fueron investigadas y que en ocasiones se culpaba a las madres por haber perdido al bebé.

Ockenden dijo que el hospital se esforzaba por mantener bajas las tasas de cesáreas y que en algunos casos una cesárea más temprana hubiera evitado una muerte.

Ockenden dijo el miércoles que le “preocupaba profundamente” que las familias siguieran contactando al equipo de revisión en 2020 y 2021 con preocupaciones por la seguridad de la atención en el hospital.

Sostuvo que se registraron algunos avances desde su informe de 2020, pero que se requerían mejoras “sistémicas” en todo el país, entre ellas mejoras en el personal y financiación de las unidades de maternidad.

La gerente general de Shrewsbury and Telford NHS Trust, Louise Barnett, ofreció “disculpas de todo corazón”.

“A esas familias a las que les fallamos, a las que atendemos hoy y atenderemos en el futuro les debemos realizar mejoras”, añadió.