Internacional

“Cuando Moscú dice que se retirará de Kiev no es por buena voluntad, sino porque abarcó más de lo que puede”

Rusia asegura que ha decidido “reducir drásticamente” los ataques a las ciudades ucranianas de Kiev y Chernígov, en el norte de Ucrania.

El movimiento, que es tomado con escepticismo por Ucrania y sus aliados occidentales, llega tras cinco semanas de guerra en las que varias unidades rusas han sufrido numerosas pérdidas, por lo que se han visto obligadas a regresar a Rusia y Bielorrusia a reorganizarse.

Los contraataques ucranianos han hecho retroceder a las tropas rusas y, según el Ministerio de Defensa británico, Rusia tiene problemas para sostener operaciones en diversas áreas, por lo que ha decidido aparentemente centrarse en el este, en la región del Donbás, y abandonar el objetivo de rodear y controlar Kiev, la capital.

Pero, ¿qué hay detrás de este cambio de estrategia?

Este es el análisis que hace sobre el asunto Frank Gardner, corresponsal de seguridad de la BBC.

No debemos ser ingenuos. Cuando Rusia dice que se retirará de Kiev no es por un gran gesto de buena voluntad, sino porque abarcó más de lo que puede. Ha estado tratando de pelear esta guerra en tres ejes: el sur, alrededor de Mariúpol; el este, en el Donbás; y el norte, alrededor de Kiev y Chernígov. Y está sobrecargada.

Pueden seguir teniendo conversaciones de paz, pero en última instancia esto lo decidirán los hechos sobre el terreno. Y los hechos son que los rusos ahora controlan alrededor de dos tercios de la costa de Ucrania sobre el mar Negro, desde la frontera oriental con Rusia hasta justo antes de Odesa en el oeste. Está casi en posición de controlar el comercio marítimo de Ucrania.

De forma sensata desde un punto de vista militar, los rusos están concentrándose en el esfuerzo principal de aniquilar al ejército regular ucraniano en el este y alrededor del Donbás.

Si ese momento llega, dirán “tenemos lo que queremos, estamos preparados para hablar de paz ahora” y tratarán de hacer que Ucrania parezca muy obstructiva por no aceptar los términos de Moscú. O podrían usar la victoria como base, volver su atención sobre Kiev e intentar tomarla.

Kiev no está a salvo todavía.

Los ucranianos han sido capaces de mantener a las fuerzas rusas fuera de Kiev, aunque están empezando a sufrir por la artillería, pero mientras tanto, ciudades como Chernígov y Járkiv están siendo completamente destruidas por la artillería y el fuego de cohetes y misiles. Desafortunadamente, todavía habrá muchas más muertes de civiles en esta guerra.

Soldado Ucraniano

Los negociadores ucranianos dijeron que no quieren ceder ni un centímetro del territorio ucraniano, y esta es una de las razones por las que estas conversaciones de paz hasta ahora no han funcionado, porque las posiciones rusa y ucraniana todavía están bastante alejadas.

Ucrania puede aceptar ser un país neutral sin armas nucleares y no ser parte de la OTAN. Pero todavía quiere unirse a la Unión Europea, quiere mirar hacia Occidente, y el presidente ruso, Vladimir Putin, no quiere un gobierno de inclinación occidental en Kiev en su frontera. Quiere al menos uno neutral entre Occidente y Oriente, aunque preferiría uno a favor del Kremlin.

Es muy probable que surja presión internacional, particularmente de la OTAN y EE.UU., sobre el presidente Volodymyr Zelensky para que haga un compromiso que detenga el combate.

Y para Rusia no tiene sentido poner fin a esta guerra porque todavía tiene más de 100.000 soldados rusos sentados en el borde de la frontera con Ucrania, esperando para atacar.

¿Cómo se garantiza la seguridad de Ucrania sin poner allí las fuerzas de la OTAN, que son inaceptables para Rusia? Hay un dilema muy difícil ahí.

Trostianets, sitio de feroz batalla y ocupación rusa, retomado por las fuerzas ucranianas.

Si hubiera alguien diferente en el poder en el Kremlin, menos agresivo que Vladimir Putin, Ucrania no se sentiría tan amenazada. Y Putin no tiene intención de ceder el poder. Incluso si renunciara a su título de presidente, él seguiría siendo el poder.

El rey francés Luis XIV decía “l‘Etat, c’est moi” (“el Estado soy yo”). No hay nadie en Moscú que pueda desafiar a Putin en términos de poder, ni los oligarcas, ni el Servicio Federal de Seguridad, ni el Ministerio de Defensa. Él es todopoderoso.

Pero Putin debe estar muy molesto por cómo ha ido esto hasta ahora, porque se salió de sus planes. Creo que fue llevado por mal camino por sus jefes de inteligencia, quienes le dijeron que esto sería mucho más fácil.

Un informe filtrado en Komsomólskaya Pravda -periódico controlado por el Kremlin- mostró que hay alrededor de 10.000 soldados rusos muertos (dijeron que fueron hackeados y que no era un informe genuino). El Pentágono, que ha sido bastante conservador en esas estimaciones, cifró hace una semana las muertes rusas en alrededor de 7.000. Ucrania dice que son 16.000.

Los números exactos probablemente estén en algún punto intermedio. Son casi tantos soldados como los que perdió la Unión Soviética en 10 años de lucha en Afganistán (1979-1989), una tasa de bajas muy alta.

Tanque ruso

El Kremlin afirmó este miércoles que Mariúpol debería rendirse. Quieren completar su control de esa ruta terrestre entre Crimea y el Donbás. Mariúpol se interponía en el camino de eso, y estaba fuertemente defendida. Probablemente todavía haya algo de resistencia, pero las fuerzas rusas ya llegaron a la mayor parte de la ciudad.

Lo que queda de ella no vale la pena tenerlo,es solo un cascarón destrozado.

El jefe de la inteligencia militar ucraniana, Kyrylo Budanov, afirmó días atrás que el plan de Putin es dividir a Ucrania en dos, como sucedió con Corea, aunque no sería un límite tan claro como esa línea recta que separa Corea del Norte de Corea del Sur.

Lo más probable es que sea una línea desigual y débil disputada según dónde estén las tropas, en el sur y sureste de Ucrania, un trozo en el este alrededor del Donbás y posiblemente algunos tramos en el norte.

Pero eso será inaceptable para el gobierno ucraniano. Lucharon duro, hicieron retroceder a los rusos en algunos lugares, no van a querer ceder territorio y es por eso que, lamentablemente, Rusia seguirá suministrando armas a sus tropas, la OTAN seguirá suministrando armas a los ucranianos y esta lucha continuará.