Internacional

El caótico confinamiento en Shanghái por covid-19 deja en vilo a otras ciudades de China

A medida que el confinamiento en Shanghái por covid-19 deja a sus residentes en aprietos para conseguir alimentos o recibir atención médica, los ciudadanos de otras partes de China temen que medidas estrictas similares los puedan llegar a afectar. Incuso, mientras los funcionarios tratan de asegurarle al público que están bien preparados.

En la ciudad portuaria de Guangzhou, en el sur del país, los 18 millones de residentes tuvieron que someterse a pruebas de detección obligatorias después de que se detectaran un puñado de casos de covid-19 la semana pasada. Allí las autoridades insistieron en que los alimentos y otros suministros estaban bien cubiertos, a pesar de que un periódico local informó sobre la escasez en los supermercados debido a las “compras de pánico”.

Mientras tanto, en las redes sociales de China circularon publicaciones y artículos sobre cómo prepararse para posibles brotes de covid-19. Los contenidos incluíab consejos sobre cómo almacenar las verduras para que duren y qué preparar para las estancias en cuarentena. Otros artículos abordaban cómo las ciudades se aseguraban de tener suficientes suministros para cubrir los confinamientos.

Un trabajador en un hospital temporal para pacientes de covid-19 en Shanghái, el 7 de abril.

Los signos de preocupación pública llegan mientras China entra a una etapa difícil de su lucha contra el virus. Con el brote de Shanghái y otro en la provincia de Jilin, en el noreste del país, la variante de ómicron BA.2, altamente transmisible, se ha extendido a niveles nunca antes vistos en China.

Si bien la gran mayoría de casos en los últimos brotes se han registrado en Jilin y Shanghái, también se han detectado infecciones en unas 29 provincias y municipios.

Esto representa un desafío importante para el Partido Comunista de China, que se mantiene firme en su compromiso de “cero covid-19” para erradicar el virus.

Y la experiencia de Shanghái podría sentar un precedente para medidas cada vez más estrictas que se implementen en otros lugares con el objetivo de controlar la propagación de ómicron, advierten los expertos.

“Incluso con pruebas masivas, podemos suponer que el virus llegó más allá de Shanghái antes de que la ciudad se confinara”, dijo el experto en seguridad sanitaria Nicholas Thomas, profesor asociado de la City University de Hong Kong.

“Aunque es posible que se retome el enfoque selectivo en las ciudades más pequeñas, el antecedente de Shanghái llevará que se implementen confinamientos masivos nuevamente en las ciudades más grandes a corto o mediano plazo”.