sin-categoría

El cuarto atentado en dos semanas en Israel siembra el terror en Tel Aviv

Un palestino mata a tiros a tres jóvenes en una concurrida zona de ocio de la ciudad israelí. El atacante fue abatido por las fuerzas de seguridad tras una larga persecución.

Un nuevo atentado con armas de fuego, el cuarto en dos semanas, sembró el terror en la noche del jueves en el centro de Tel Aviv, donde tres hombres con edades comprendidas entre los 27 y los 35 años han muerto tras ser tiroteados. Un palestino armado con una pistola abrió fuego de forma indiscriminada en la zona de ocio de la calle de Dizengoff, una de las más concurridas de la ciudad costera.

Los disparos se concentraron en un bar abarrotado de clientes en el inicio del fin de semana en Oriente Próximo. Tras una persecución en la que participaron un millar de policías y soldados, el atacante –de 28 años y residente en Yenín (Cisjordania)– fue abatido nueve horas después en Jaffa, distrito del sur de Tel Aviv. Los servicios de emergencia evacuaron a varios hospitales a 15 heridos.

Tel Aviv revivió escenas de violencia y pánico inéditas desde la Segunda Intifada (2000-2005). Como entonces, el ejército volvió a patrullar las calles de la capital económica y cultural de Israel. En el mismo lugar del atentado, el alcalde de Tel Aviv, el laborista Ron Huldai, pidió a los ciudadanos que permanecieran en sus casas para facilitar las tareas de las fuerzas de seguridad que perseguían al autor del ataque.

Las imágenes de vídeo mostraban decenas de ambulancias y vehículos policiales en medio del caos en el céntrico distrito de bares y restaurantes. Las fuerzas de seguridad, con numerosos agentes provistos de equipamiento militar, recorrían las calles y efectuaban registros casa por casa, en un ambiente de guerra nocturna, a la búsqueda del atacante, que había huido a pie por las calles de Tel Aviv. Testigos del atentado describieron escenas de terror entre los clientes de los locales de ocio, agazapados bajo las mesas. Las imágenes mostraron además la huida a la carrera de cientos de ciudadanos despavoridos.

Fue finalmente localizado al amanecer del viernes junto a una mezquita situada cerca de la plaza del Reloj de Jafa, distrito del sur del área metropolitana y que en el pasado fue una de las principales ciudades costeras palestinas. Cayó abatido a tiros en un intercambio de disparos, según informó el Shin Bet (servicio de inteligencia interior), que le clasificó como militante de la Brigada de los Mártires de Al Aqsa, brazo armado radical del partido nacionalista Fatah.