Internacional

Los soldados LGBTTTI de Ucrania que van a la guerra

Los combatientes voluntarios se distinguen usando la insignia de un unicornio.

Mientras los combatientes voluntarios Oleksandr Zhuhan y Antonina Romanova hacen las maletas para regresar al servicio activo, contemplan la insignia del unicornio que le da a su uniforme una rara distinción, un símbolo de su estatus como parte de la comunidad LGBTTTI que combinan con su vestimenta de soldados ucranianos.

Los miembros de la comunidad LGBTTTI de Ucrania que se inscriben en la guerra han comenzado a coser la imagen de la bestia mítica en sus uniformes justo debajo de la bandera nacional.

La práctica se remonta al conflicto de 2014 cuando Rusia invadió y luego anexó la península de Crimea de Ucrania, “cuando mucha gente dijo que no había personas homosexuales en el ejército”, dijo a Reuters el actor, director y profesor de teatro Zhuhan mientras él y Romanova se vestían de gala.

Foto: Reuters 

“Así que ellos (la comunidad lesbiana, gay, bisexual, transgénero y queer) eligieron el unicornio porque es como una criatura fantástica ‘inexistente’”.

Zhuhan y Romanova, quien se identifica como una persona no binaria con el pronombre ella y que se mudó a la capital desde Crimea después de ser desplazada en 2014, se conocieron a través de su trabajo teatral.

Ninguno de los dos estaba entrenado en el uso de armas pero, después de pasar un par de días escondidos en su baño al comienzo de la guerra, decidieron que tenían que hacer más.

“Solo recuerdo que en cierto momento se hizo evidente que sólo teníamos tres opciones: o escondernos en un refugio antiaéreo, huir y escapar, o unirnos a la Defensa Territorial (voluntarios). Elegimos la tercera opción”, dijo Romanova.

Foto: Reuters

Rusia dice que sus fuerzas están en una “operación especial” para desmilitarizar Ucrania y librarla de los nacionalistas radicales antirrusos. Ucrania y sus aliados llaman a eso un falso pretexto para una guerra de agresión.

Para Zhuhan y Romanova, su vocación les da un sentido adicional de responsabilidad.

“Porque lo que hace Rusia es no solo tomar nuestros territorios y matar a nuestra gente. Quieren destruir nuestra cultura y… no podemos permitir que esto suceda”, dijo Zhuhan.

Sin intimidación

Su primer período de servicio alrededor de Mykolaiv en el sur de Ucrania, a unos 135 kilómetros del puerto de Odesa, cambió sus vidas. Lucharon en la misma unidad y lo encontraron aterrador, Zhuhan contrajo neumonía, pero, dice la pareja, sus compañeros de lucha los aceptaron.

“No hubo agresión, ni intimidación… Fue un poco inusual para los demás. Pero, con el tiempo, la gente comenzó a llamarme Antonina, algunos incluso usaron mi pronombre ella”, dijo Romanova.

Foto: Reuters

Hubo muchas palmadas en la espalda cuando se unieron a su nueva unidad en la estación central de Kiev para un segundo periodo de tres meses. Algunos miembros del equipo Zhuhan y Romanova sabían, pero los comandantes no estaban en la estación.

“Estoy un poco preocupado por eso”, dijo, y el estado de ánimo se volvió más sombrío a medida que la unidad se dirigía hacia su tren al caer la noche. “Sé que en algunas unidades, las reglas son más estrictas… No fue así en nuestra (primera) unidad”.

La inquietud de Zhuhan desaparece cuando un comandante deja en claro su negativa a tolerar la homofobia, y un oficial de mayor rango dice que lo único importante en la línea del frente es ser un buen luchador, dijo posteriormente a Reuters por teléfono.

Foto: Reuters 

Pero un miedo predominante, expresado en su apartamento, permanece.

“Lo que me preocupa es que, en caso de que me maten durante esta guerra, no permitirán que Antonina me entierre como quiero que me entierren”, dijo Zhuhan.

“Prefieren dejar que mi madre me entierre con el sacerdote leyendo oraciones tontas… Pero soy ateo y no quiero eso”.

Foto: Reuters