Nacional

Plaguicidas usados en la península de Yucatán causan pérdida de abejas

La UNAM alertó sobre el uso indiscriminado de agroquímicos que afectan a los insectos.

Además de las amenazas a nivel nacional e internacional que enfrentan las abejas para sobrevivir, una de las causas de las pérdidas fuertes de población de estos insectos está relacionada con el uso de plaguicidas en la península de Yucatán, advirtió la UNAM.

En el marco del Día Mundial de las Abejas, que se conmemora cada 20 de mayo, la máxima casa de estudios informó que el cambio climático, el uso indiscriminado de agroquímicos y los monocultivos afectan a las colonias de esta especie.

“Aunque en México no hemos tenido un colapso, existen pérdidas fuertes de población de estos insectos, sobre todo por empleo de plaguicidas en la península de Yucatán, Jalisco y en la Comarca Lagunera. Se han hecho esfuerzos a partir de esos eventos para tratar de conocer las causas y de proteger a las abejas. Quizá nos ha fallado la coordinación entre autoridades, apicultores y la parte académica, para poder trabajar en conjunto y guiar una política apícola nacional”, comentó Ricardo Anguiano Báez, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM.

En México, el 88 por ciento de los cultivos depende de las abejas para ser exitosos. Por ejemplo, el chile, mango, calabaza, frijol o el jitomate son obtenidos gracias a este insecto y su labor de polinización.  

Sin embargo, las abejas son atacadas también por un ácaro o por factores que repercuten en su vida y las estresan o incluso provocan la muerte.

Especialistas sugieren tener prácticas menos agresivas con el medio ambiente y, sobre todo, reducir la generación de basura.

“Podemos favorecer la vegetación de nuestro entorno. Hay flores muy universales para las abejas como la lavanda, pero necesitamos analizar en nuestras regiones cuáles son las flores propias de la región y tratar de tenerlas en nuestros jardines para que las abejas nativas tengan recursos”, dice Anguiano Báez.

A pesar de que existen más de 20 mil especies de abejas, las más estudiadas son las productoras de miel, pero los especialistas sugieren que se estudien todas para conocer su interacción con los agroquímicos.