Interior del Estado Yucatán

Recomienda IMSS Yucatán adoptar una sana alimentación para ayudar a prevenir casos de anemia

·         Se recomienda incluir los tres grupos de alimentos: verduras y frutas; cereales y leguminosas; así como alimentos de origen animal, para conformar un menú variado.

·         Si la anemia no es atendida y diagnosticada a tiempo, puede desarrollar desnutrición y consecuencias para el desarrollo físico, intelectual y emocional.

La anemia se produce por una disminución importante de glóbulos rojos en la sangre, una de las causas más frecuentes de este padecimiento es por una nutrición deficiente en hierro, vitamina B12, vitamina C y ácido fólico, por lo que especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) llamaron a la población a llevar una alimentación saludable, variada y suficiente, en especial en alimentos ricos en los nutrimentos señalados. 

Las y los niños pueden presentar anemia por deficiencia de hierro, ya que es un pilar fundamental e importante para los glóbulos rojos; entre los alimentos que contienen cantidades óptimas de hierro se encuentran las carnes rojas, el pollo, el pescado y diversos mariscos, vegetales de hojas verdes, algunas frutas como el caimito, guanábana o marañón, las legumbres, el pan blanco y el integral con levadura, la pasta, el arroz y los cereales enriquecidos con este elemento, explicó el licenciado Sergio Humberto Caamal Beltrán, coordinador de Nutrición del IMSS Yucatán.

De esta forma, las y los especialistas recomiendan que tanto niños como adultos consuman alimentos ricos en hierro y que éstos sean acompañados por algún alimento que contenga vitamina C para favorecer su absorción, por ejemplo frijoles con jugo de limón, acelgas con tomate, etc.

Para prevenir este padecimiento y sus complicaciones, se recomienda incluir los tres grupos de alimentos: verduras y frutas; cereales y leguminosas; así como alimentos de origen animal, para conformar un menú variado, con el fin de que el organismo adquiera la cantidad necesaria de nutrientes.

Entre los síntomas principales de la anemia, se encuentran: fatiga, irritabilidad, disminución en el rendimiento, somnolencia y/o dolor de cabeza. Otros podrían abarcar la disminución de la temperatura, palidez en la piel, cansancio, visión borrosa, irritabilidad, sensación de mareo, falta de aire y taquicardia.

Las hemorragias, menstruaciones abundantes y alteraciones en el sistema metabólico del organismo también son causales de la anemia.

Si la anemia no es atendida y diagnosticada a tiempo, puede desarrollar desnutrición y consecuencias para el desarrollo físico, intelectual y emocional, de ahí la importancia de tener una buena alimentación y acudir de forma periódica a consultar a su Unidad de Medicina Familiar (UMF), en especial si se presentan síntomas.

En las UMF se brinda ácido fólico y hierro a mujeres embarazadas en las consultas prenatales; además de orientarlas para que alimenten a sus bebés con leche materna exclusiva los primeros seis meses de vida y complementaria durante el primer año, con el objetivo de disminuir la prevalencia de este problema de salud.

De igual forma, en dichas unidades se cuenta con personal de Nutrición, quienes otorgan orientación sobre alimentación saludable y correctos hábitos para un bienestar integral.