Interior del Estado Yucatán

50 artesanos le darán vida a  “U puksi’ik’al Yucatán” con lo mejor de sus obras de arte en el parque de Santa Ana 

“El corazón de Yucatán” estará este fin de semana en Mérida

Tras padecer los severos estragos que causó la pandemia en su actividad, un grupo de 50 artesanos de diversos municipios le darán vida a la Feria Artesanal “U puksi’ik’al Yucatán” (El corazón de Yucatán) de este viernes 15 al lunes 18 en el parque de Santa Ana de esta ciudad.

Durante estos cuatro días, el público podrá encontrar a muy buenos precios verdaderas obras de arte de filigrana, fibras vegetales (lec, coco, henequén, palma, bejuco) textil, barro, madera, piedra tallada, ropa típica, dulces tradicionales, miel y condimentos, entre otros, que representan el orgullo e identidad por nuestra tierra. 

Los artesanos provienen de municipios como Maní, Teabo, Peto, Ticul, Muna, Valladolid, Izamal y Mérida, quienes agradecen al Ayuntamiento de Mérida y al alcalde Renán Barrera Concha por el apoyo que les brindó para poder exponer y vender sus productos en este espacio, ubicado a unos metros del inicio del emblemático Paseo de Montejo.

El horario de la Feria Artesanal será de viernes a domingo de 9 de la mañana a 10 de la noche y el lunes, el último día, será de 9 am a 3 pm. La ceremonia de inauguración será el viernes a las 18:00 horas, evento al que están invitadas las autoridades municipales y al término de la cual actuará el ballet folclórico del Ayuntamiento de Mérida.

“Comprar artesanías es algo que va mucho más allá de obtener un producto, es algo mucho más profundo: es preservar la identidad, el misticismo y la cultura de Yucatán”, afirma Samuel Mérida Asencio, representante de los artesanos, quien encabezó en el parque de Santa Ana una rueda de prensa para presentar el programa de “U puksi’ik’al Yucatán”.

“Comprar una artesanía es ayudar a rescatar técnicas ancestrales que se están perdiendo. Nosotros podemos darle vida a una semilla, una resina, un hueso, al barro, al lodo o al bejuco, gracias a lo que aprendimos de nuestros padres y abuelos, y eso debemos conservarlo”, subraya el artista textil, con 22 años de experiencia.

Samuel afirma que, en su caso, la técnica del arte textil que domina está plasmada en el Código de Dresde y parte de sus antecedentes fueron encontrados en el cenote sagrado de Chichén Itzá, se trata de obras a base de cera de abeja, corteza de árbol y pigmentos naturales, que están en riesgo de desaparecer.

El artesano lamenta que, a causa de la pandemia, compañeros de Muna y Tinum hayan dejado de elaborar sus productos para dedicarse a otra actividad a fin de obtener ingresos para poder sobrevivir.

“De ahí la importancia de eventos como esta Feria, pues de esa manera nos ayudan a recuperarnos, a evitar que más artesanos se dediquen a otras cosa y a preservar esta diversidad de técnicas ancestrales que representan nuestra cultura y atraen al turismo. A final de cuentas, nuestra cultura es lo que somos, es lo que nos da identidad, son nuestras raíces”, afirma Samuel.

En Yucatán hay 30 mil artesanos por todo el territorio estatal, pero, debido a la pandemia y los efectos que causó en las actividades económicas, se considera que el 50% dejó su oficio y buscó otras fuentes de ingresos, lo que muestra el duro impacto que tuvo el Covid-19 en este importante sector de creativos yucatecos que hoy demandan espacios y apoyo para recuperarse y seguir adelante junto con sus familias.

La invitación a “U puksi’ik’al Yucatán” es abierta a todo el público, es una excelente opción para visitar este fin de semana y apoyar a los artesanos adquiriendo sus obras de arte.