Quintana Roo

Evitan invasores que la policía los desaloje, en Tulum.

Alegan que este despojo se trata de una injusticia y violencia innecesaria.

Frustrado desalojo se vivió este miércoles en la invasión 2 de Octubre, que colinda con la calle Mercurio, en Tulum, que terminó con los policías abortando la misión debido a que los invasores los enfrentaron arrojando piedras y posteriormente incendiaron objetos y bloquearon diversas calles a modo de protesta.

Decenas de elementos de la Policía Quintana Roo, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana de Tulum y la Fiscalía General del Estado apoyaron la diligencia derivado de las carpetas de investigación FGE/QR/TUL/03/255/2018 y FGE/QR/TUL/03/256/2018, por orden del Juzgado Octavo de Distrito del Estado de Quintana Roo.

Desde las 11 de la mañana los oficiales se concentraron sobre la calle Asteroides y posteriormente armaron un bloque que se dirigió hacia dos predios ubicados en la calle Mercurio entre Escorpión y Libra, para empezar a desalojar muebles y personas, mientras que con maquinaria pesada iban destruyendo algunas viviendas de madera y concreto.

De manera inmediata decenas de invasores arrojaron piedras al bloque de policías, que se defendían con escudos y usaban gas lacrimógeno para tratar de disuadir la agresión. Después de unos minutos de conflicto, los oficiales emprendieron la retirada, incluso algunos resultaron heridos producto de las pedradas.

Tras ello, algunos paracaidistas trataron de dialogar con los oficiales, mientras que otros empezaron a bloquear la calle Mercurio y la carretera Tulum-Boca Paila, al tiempo que también quemaron llantas y madera sobre dichas vialidades.

Asimismo, los invasores alegaron que esto se trata de una injusticia y violencia innecesaria, además que dijeron que las autoridades no les dan oportunidad de programas de vivienda y quieren despojarlos para vender esas mismas tierras al mejor postor.

Sobre el incidente, el secretario de Seguridad Pública de Tulum, Óscar Aparicio Avendaño, publicó en redes sociales que “se produjo un conato de violencia, por lo que suspendimos la acción en espera de mejores condiciones en las próximas horas”.

Destacó que las corporaciones federales, estatales y municipales hicieron uso de la fuerza pública con proporcionalidad y respetando los derechos humanos. Gracias a ello el suceso de hoy no produjo un saldo que lamentar.

“Queremos reiterarles a las y los tulumnenses, que el estado de derecho prevalecerá en nuestro municipio”, detalló el jefe policiaco.