Internacional

Ivana Trump, primera esposa de Donald Trump, muere a los 73 años

La ex modelo contribuyó en la construcción de la imagen del magnate estadunidense.

Ivana Trump, la primera esposa del ex presidente de Estados Unidos Donald Trump y madre de sus tres hijos mayores, quien ayudó a su esposo a construir algunos de sus edificios emblemáticos, incluida la Trump Tower, murió a los 73 años, dijo Donald Trump este jueves 14 de julio.

“Me entristece mucho informar a todos los que la amaban, de los cuales hay muchos, que Ivana Trump falleció en su casa en la ciudad de Nueva York”, dijo Trump en una publicación en la plataforma social Truth Social.

La pareja se casó en 1977 y se divorció en 1992. Tuvieron tres hijos juntos: Donald Jr., Ivanka y Eric.

“Ivana Trump fue una sobreviviente. Huyó del comunismo y abrazó a este país. Enseñó a sus hijos sobre la determinación y la dureza, la compasión y la determinación”, dijo la familia Trump en un comunicado. Creció bajo el régimen comunista en la antigua Checoslovaquia.

Ni la declaración de la familia Trump ni la publicación del ex presidente mencionaron la causa de su muerte, pero el New York Post, citando fuentes policiales no identificadas, informó que sufrió un paro cardíaco en su apartamento de Manhattan y que estaba muerta cuando llegaron los paramédicos.

El Departamento de Bomberos de Nueva York dijo que no podía revelar identidades, pero sí dijo en un comunicado que los paramédicos respondieron a una llamada de paro cardíaco y encontraron muerta a una mujer de 73 años en el apartamento del Upper East Side donde vivía Ivana Trump poco después de las 12:39 p. m. EDT (1639 GMT) del jueves.

Ivana Trump, una ex modelo que una vez entrenó para el equipo nacional juvenil de esquí de Checoslovaquia, desempeñó un papel en la construcción de la imagen de Trump en los medios en la década de 1980, cuando eran una de las parejas poderosas más prominentes de la ciudad de Nueva York.

Su divorcio, que se produjo después de la muy publicitada aventura de Donald Trump con Marla Maples, con quien más tarde se casó, fue alimento para los tabloides de Nueva York.

Si bien Donald Trump se atribuyó el mérito de su temprano éxito al ingresar al altamente competitivo mercado inmobiliario de Manhattan, Ivana Trump desempeñó un papel importante en la construcción del negocio familiar poco después de su matrimonio, informó el New York Times.

Trabajó junto a su esposo en el desarrollo de Trump Tower, su edificio emblemático en la Quinta Avenida de Manhattan, y otros proyectos de alto perfil como el Trump Taj Mahal Casino Resort en Atlantic City, Nueva Jersey, dijo el Times.

Ivana Trump fue vicepresidenta de diseño de interiores de la Organización Trump y administró el histórico Hotel Plaza, que Trump adquirió en 1988 mientras criaba a sus tres hijos.

“Nuestra madre era una mujer increíble: una fuerza en los negocios, una atleta de clase mundial, una belleza radiante y una madre y amiga cariñosa”, dijo la familia Trump en un comunicado.

A Ivana Trump le sobreviven su madre, sus tres hijos y 10 nietos, según el comunicado de la familia.