Espectáculos Radio

Ricardo Montaner: Raúl Velasco lo despreció por usar zapatos de goma

El cantante recordó que sus inicios en la música no fueron sencillos y por su vestimenta, le dieron la espalda en ‘Siempre en Domingo’.

Héctor Eduardo Reglero Montaner mejor conocido como Ricardo Montaner se ha convertido en uno de los músicos más reconocidos en México y Latinoamérica teniendo más de 30 álbumes publicados, el artista ha construido una carrera muy importante.

Sin embargo, el camino para consolidar su imagen no fue para nada sencillo, pues los cambios durante su infancia lo hicieron pasar complicados momentos.

 Fue para una entrevista como invitado de honor de Yordi Rosado para su canal de YouTube donde reveló muchos episodios de su vida personal y profesional, uno de ellos y el que marcó su infancia fue la precariedad en la que vivía.

Ricardo Montaner: Raúl Velasco lo despreció por usar zapatos de goma

“Era una habitación con un baño compartido con el resto de las (cinco) familias” además: “La mesa del comedor pegaba con los pies de la cama de mi mamá y mi papá, era un solo cuarto donde todo pasaba”, agrega.

“Éramos una familia que vivía con mucha escasez a nivel económico pero a mí me criaron con mucho amor mis padres”, asegura. “Fui un muchachito criado a punta de amor”, confesó.

Por lo que solo tenía dos pares de zapatos, según el músico confeso eran de goma para que duraran mucho tiempo, mismos que llevo cuando fue invitado a México, una vez que ya se había hecho de un nombre en su natal Venezuela, el cantante fue para aparecer en el mítico programa de espectáculos ‘Siempre en Domingo’, conducido por Raúl Velasco.

Ricardo Montaner: Raúl Velasco lo despreció por usar zapatos de goma

A pesar de que todo pintaba para que fuera catapultado y lograra conquistar a todo México, las cosas no salieron como esperaba, pues un hecho provoco que la producción le diera la espalda: su vestimenta, la cual se conformó por “zapatos de goma”.

Cuando se pusieron en contacto con Ricardo Montanter, habían acordado que aparecería en 4 emisiones; sin embargo, la primera fue su debut y despedida, pues gracias a que no apareció en el escenario con ropa “adecuada” le terminaron cancelando el resto de sus presentaciones.

Ricardo Montaner: Raúl Velasco lo despreció por usar zapatos de goma

El padre de Evaluna recordó que usó jeans azules y tenis para aparecer frente al público. Al término del número recibió la noticia de que le cancelaron porque estaba “muy mal vestido y para colmo se sentó en el piso… eso no estaba bien”.

Sin embargo, supo aprovechar este “bajon” para tener un “empujón bárbaro” pues al ya no tener la publicidad de la televisión se fue con dos promotores para hacer promoción, se lanzó a varias entidades del interior de la República Mexicana para darse a conocer; todo en un vochito y él en la parte de atrás durante 3 largos meses.

Ricardo Montaner: Raúl Velasco lo despreció por usar zapatos de goma

“El director me dijo: ‘tú créeme que le vas a dar la vuelta a México haciendo promoción y antes de que termine el año, tú vuelves como estelar al programa (Siempre en Domingo)”, recordó la profecía que se cumplió al pie de la letra, pues le llamaron de la producción.

El hecho que pudo haber enemistado a Montaner con Raúl Velasco, pero terminó por convertirlos en buenos amigos; recordó que el conductor lo presentó de una manera diferente a la primera vez, algo que los unió. Incluso, cuando se enteró de que le harían un trasplante, asistió al homenaje que le rindieron y le hizo un regalo único:

“Su canción preferida mía era en la ‘Cima del cielo’ y entonces le digo mira: voy a cantar esta canción por última vez en mi vida. Te la voy a cantar a ti y no la voy a volver a cantar hasta saber que estás repuesto. Canté la ‘Cima del cielo’ y nunca más la canté… Estaba en el Festival de Viña del Mar y recibo un fax que decía: ‘querido Ricardo, aquí estoy con mi esposa pendiente de tu presentación de esta noche, totalmente repuesto pidiéndote por favor que vuelvas a cantar la ‘Cima del cielo’ porque tu público la merece”, recordó.